Caja De Ávila ofrece un producto de financiación destinado exclusivamente a las personas con discapacidad, con el objetivo de mejorar su calidad de vida, ya que mediante el Credisocial, podrán llevar a cabo las reformas necesarias en su hogar, o bien comprar una silla de rueda o equipos especiales.

Mediante este préstamo podrán disponer de un importe de hasta un máximo de 3.000 euros, y Caja de Ávila otorga un período para su cancelación de hasta 12 meses.

Por otra parte, su contratación es muy sencilla, sin trámites largos y engorrosos, en este sentido, los interesados contarán con el importe que requieran de manera inmediata.
Para acceder a sus beneficios, será necesario presentar, en primer lugar, el certificado que acredite una discapacidad mayor al 33 %.

En segundo lugar, es imprescindible presentar la factura de la reforma que se pretende llevar a cabo, o bien la compra de los equipos especiales, sillas de rueda o prótesis.

Caba mencionar que se trata de un préstamo que cumple una importante función social, muy valorable, y además cuenta con múltiples ventajas en cuanto a sus condiciones de contratación, en comparación con otras ofertas en el mercado actualmente.