Una alternativa que reúne las características tradicionales de los préstamos personales rápidos, debido en especial a que puede ser solicitado por internet, se dirige a la ciudadanía en general, si bien, se exigen una serie de requisitos en orden al grado de vinculación.

Este producto permite obtener financiación para hacer realidad proyectos pendientes, sin necesidad de utilizar los ahorros, ya que se presenta como garantía los saldos o valores disponibles, tales como depósitos, fondos garantizados o monetarios, aquí es posible obtener un importe de dinero equivalente al 100 % de los mismos.

Es necesario puntualizar que el tipo de interés previsto es variable referenciado al euribor más un diferencial del 1,95 %, resultando una TAE del 4,17 %.

Además, se contempla un plazo de amortización máximo de 10 años.

Una de las ventajas es que no presenta gastos extras por comisiones de ningún tipo: apertura, estudio o por amortización anticipada.

Ahora bien, se requiere la domiciliación de la nómina y dos recibos del hogar como mínimo.