El mercado crediticio tiene entre su portafolio de productos a los préstamos rápidos, que son otorgados al instante con importes máximos de 10.000 euros y dependiendo del monto solicitado, el cliente puede disponer de hasta 5 años para pagarlos.

Hay bancos y cajas donde se pueden conseguir estas financiaciones, en las que el interesado debe domiciliar su nómina o contratar a varios de sus productos que suelen ser tarjetas de crédito, pólizas de seguro, entre otros.

Uno de estos préstamos es el de BIGBANK, con un máximo a financiar de 10.000 euros, interés nominal desde un 9%, comisiones por apertura del 1,75% y 3,00% por cancelación anticipada. El plazo máximo para pagar es de 5 años.

Otro préstamo rápido es el de Cetelem, con una tasa de interés de un 8%, 8 años para pagar, concediendo hasta 100.000 euros. La comisión de apertura es del 3%. Dependiendo de la cantidad de dinero pedida, el interés nominal se ubicaría hasta en 20%. Para los interesados de manera opcional pueden contratar a un seguro de protección de pagos.

Mientras que Cofidis tiene a su Crédito Rápido, de tipo revolving, con el que le otorga a sus clientes hasta 6.000 euros, con un tiempo máximo para cancelarlo de 4 años y una tasa de interés del 10,44%. Esta financiación se caracteriza por reincorporar a la cuenta crediticia el saldo que ha sido amortizado para que el cliente pueda pedirla si la necesita de nuevo.

Cuando una persona solicita un préstamo de estos debe tener en cuenta las condiciones en las que el mismo se entrega, ya que muchas veces las condiciones suelen variar de acuerdo a las condiciones económicas que el cliente presenta al momento de solicitar estas financiaciones rápidas, así como no confundirlos con los mini-préstamos, que son de montos bajos, corto tiempo para pagarlos y otorgados por empresas que no están reguladas por el Banco de España.