Los 46.000 millones de dólares que el Fondo Monetario Internacional tiene proyectado conceder a España a modo de créditos durante los próximos dos años, son una vía para aumentar la liquidez en los mercados, como una forma que en los mismos no existan tensiones.

Por ende, según José Manuel Campa, quien se desempeña como secretario de Economía, esto no es un rescate ya que el Fondo Monetario Internacional no tiene previsto algo así, sino que más bien ayudará a cubrir las necesidades más importantes hasta dentro de 12 meses. Estas alternativas de financiamiento también han sido solicitadas a este organismo por el Gobierno de Hungría, puesto que necesita de capital para no sufrir problemas de liquidez dentro de algunos meses.

En lo que respecta a la situación de la economía española, Campa es optimista ya que a largo plazo se conseguirá un equilibrio en el control de la deuda pública, la cual podría ubicarse entre el 74 al 74% del PIB, por lo menos un 20% menos que otras naciones de la eurozona, algo importante ya que es tomado como indicador de la capacidad de financiación del país, con respecto a su situación actual.