Hay personas que no cuentan con los suficientes recursos económicos para afrontar las erogaciones económicas que implica estudiar a nivel superior y por ende, ven en el mercado de créditos una alternativa para acceder a una universidad o hacer un postgrado.

Además, algunas de estas financiaciones contemplan la adquisición del material escolar y el pago de la estadía por si el cliente piensa estudiar en una institución que no está cercana a su domicilio. Esta clase de productos financieros es muy demandado en los bancos y las cajas por los estudiantes ya que la educación es una necesidad.

Al momento de buscar un crédito para estudios, se deben verificar las condiciones bajo las cuales se otorgan. Generalmente, la tasa de interés que se aplica, es en base a lo que indique el Euribor, que se suma a un diferencial que podría llegar al 4%. Hay créditos que tienen un interés nominal del 0% o se referencia al Euribor pero con un diferencial del 0%, solo que tienen comisiones de apertura elevadas, que a la larga aumenta el costo que el cliente debe afrontar durante la vigencia de la financiación.

Por otra parte, algunas veces estos créditos tienen como ventaja el poseer un plazo de carencia donde solo se abonan los intereses pero no el capital.