Un inversionista siempre busca la mejor opción para colocar su dinero, con la finalidad de obtener una remuneración satisfactoria, algo que puede alcanzarse con un excelente rendimiento, si se trata de adquirir instrumentos financieros.

¿Qué está pasando en Italia? El estado está ofreciendo bonos del tesoro de ese país con un rendimiento que gira alrededor del 8%, lo cual es atractivo para muchos ciudadanos quienes poseen recursos para realizar esta clase de inversiones. A su vez, el gobierno italiano busca fomentar la confianza en los mercados, consiguiendo que hasta la asociación de futbolistas participara en esta oportunidad de inversión.

Pero en España no sucede lo mismo ya que las entidades bancarias no apoyan tal situación, cosa necesaria para que esto ocurra porque con sus depósitos no pueden ofrecer la misma rentabilidad (cercana a un 5% anual como lo hizo el tesoro en noviembre o como es el caso de la emisión de bonos hecha por la Comunidad Valenciana con intereses del 5% por 1 año y del 5,5% por dos años) y las familias están muy endeudadas como para que se animen a invertir, razón por la que no ayudarían a la competencia a tomar una cuota del mercado que está deprimido por la actual crisis.

En este caso, es necesario que los mercados no se contraigan aún más como consecuencia de la crisis. Y si los bancos no pueden ofrecer la misma rentabilidad que la otorgada por el Tesoro Español, entonces simplemente deben permitir la libre competencia para satisfacer las necesidades del mercado.