Saltar al contenido

Préstamos con fines fiscales e inyección monetaria para autónomos

siete consejos para pedir un credito personal

Generalmente los créditos que están destinados a los trabajadores autónomos se enfocan para que estos puedan agregar capital al negocio o proyecto que ejecutan. Sin embargo, hay otra variante que tienen estos préstamos y son aquellos que se usan para que los autónomos cumplan con sus obligaciones fiscales, cosa que forma parte de esta clase de trabajadores, ya que deben pagar impuestos que emanan de los beneficios por sus actividades económicas. También hay préstamos para ambas finalidades. Aquí tenemos una muestra de lo que ofrece el sector financiero para los autónomos.

Un ejemplo de esta clase de productos es el BBVA, entidad bancaria que ofrece a su préstamo PIDE Autónomos, el cual le da a los interesados un importe de manera pre-concedida que va desde los 5.000 euros hasta los 24.000 euros. Esta financiación se puede utilizar de forma parcial o en su totalidad. El tiempo para pagarlo variará de acuerdo a la cantidad de dinero solicitada. Si el autónomo pide menos de 12.000 euros, tendrá 5 años para pagar el préstamo, mientras que si esto supera esa cantidad, dispondrá de 8 años.

Otro caso es el del Banco Santander, el cual ofrece a su Préstamo Protección con el que se pueden beneficiar tanto autónomos como empresas. Su interés es fijo durante el primer año y variable a los siguientes. El tiempo para cancelarlo es de 2 a 5 años y lo menos que se puede solicitar es 50.000 euros.

El acceso al crédito siempre será ventajoso para empresas y autónomos aunque no sea el momento más propicio para el endeudamiento. Sin embargo, no está demás optar a un crédito de estos si realmente se necesita.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su funcionamiento. Si continuas usando nuestro sitio web aceptas nuestra Política de Cookies.    Más información
Privacidad