Las hipotecas inversas como opción para las personas mayores

Las hipotecas inversas como opción para las personas mayores

Las personas mayores pueden tener una especie de pensión mediante el uso de su vivienda, con la cual podrán satisfacer sus necesidades pertinentes. Eso es conocido como una hipoteca inversa, donde los beneficiarios pueden poner en garantía el inmueble en el que viven y percibir una renta mensual por el resto de su vida. Esta clase de productos está dirigida para personas con edades a partir de los 65 años.

La hipoteca inversa se diferencia de la hipoteca normal en que el capital se recibe de manera mensual mientras que en la hipoteca común se recibe de una vez la totalidad del importe pedido. Sin embargo, hay entidades que permiten dar un aporte inicial que puede estar cercano al 20% del dinero a conceder. El monto de la renta puede depender del valor que tenga el inmueble y la edad del interesado. Mientras mayor valor tenga la vivienda y mayor edad tenga la persona, la renta será mayor. Por otra parte, el cliente no pierde la propiedad sobre su vivienda.

Un caso de éxito en esta clase de productos es la entidad Óptima Mayores, la cual lleva en este negocio cerca de 7 años, empezando desde el 2005, donde han podido mantener una cartera de clientes que abarca a los 6.500 interesados. Para ello, se dedican a buscar grupos sociales que poseen algunas necesidades económicas que podrían no tener cubiertas de manera correcta, para lo que le ofrecen esta clase de soluciones. Cuando los titulares mueren, son los herederos directos del inmueble quienes se deben encargar de pagar la hipoteca inversa, ya que como todo préstamo, el dinero debe devolverse.

Un comentario en «Las hipotecas inversas como opción para las personas mayores»

  1. Además de las Hipotecas Inversas, también existe otro producto para las Personas Mayores que les permite obtener una renta mensual a través de su vivienda. Se trata de la Renta Vitalicia Inmobiliaria, un contrato por el cual la Persona Mayor vende la nuda propiedad de su vivienda a cambio de la percepción de una renta mensual, manteniendo de por vida el derecho de uso y disfrute de la vivienda. Con esta opción, que cuenta con las máximas garantías legales, la persona mayor también se beneficia de dejar de pagar las cuotas extraordinarias de la vivienda, el Impuesto de Bienes Inmuebles y el seguro multirriesgo del continente de la vivienda. Las mensualidades que se perciben con la Renta Vitalicia son en la mayoría de los casos entre un 25% – 40% superiores a la Hipoteca Inversa. La Renta Vitalicia es siempre más aconsejable que la Hipoteca Inversa para aquellas Personas que no tengan hijos o herederos directos o que simplemente quieran rentabilizar al máximo en vida su vivienda.

Los comentarios están cerrados.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su funcionamiento. Si continuas usando nuestro sitio web aceptas nuestra Política de Cookies.    Más información
Privacidad