Saltar al contenido

Los prestamos rápidos: Virtudes y defectos

Si hay algo que está de moda al hablar de créditos son los mini-préstamos, los cuales comprenden un importe que va desde los 600 euros hasta los 10.000 (en algunos casos) y que se pueden solicitar mediante Internet o con un mensaje SMS. El plazo para pagarlos no pasa de 30 dias y se deben cancelar en una sola cuota que abarca el importe concedido y los honorarios que la entidad financiera percibe por la operación.

Estos préstamos se conceden de una manera muy rápida ya que son muy pocos los recaudos que al cliente el exigen para poder acceder a esta pequeña financiación. Pero muchas veces, el costo de estas operaciones es alto, por lo que no serían recomendables, en especial, para quienes presentan un nivel de endeudamiento considerable. Por otra parte, quienes tengan urgencias económicas pero estén registrados en Asnef, no tienen posibilidad alguna de alcanzar estos préstamos.

Además, muchas veces es necesario ser cliente del banco que tiene esta clase de productos de crédito, ya que así le consta cual es el comportamiento del cliente, a la hora de pedir préstamos. Es necesario recordar que España pasa por un momento donde abunda la escasez de liquidez y los bancos no están muy dados a prestar su dinero, por lo que demuestran una mayor desconfianza con respecto al mercado y procuran mas bien, captar dinero. Y algo importante, se debe demostrar la cantidad de ingresos mensuales que se perciben ya que de lo contrario, tampoco le prestarán el dinero solicitado.