Los créditos rápidos de Bigbank

Los créditos rápidos de Bigbank

Se te estropea la lavadora pero los números de tu cuenta están en rojo y encima ni tus familiares o tus amigos pueden prestarte dinero para adquirir una nueva, ¿qué hacer? Muy sencillo, pedir un mini-crédito de 500 euros y pagarlo en mensualidades de 15 euros, sin enterarte y tener así la ropa limpia.

¿Cómo es esto posible? Gracias a los créditos de bigbank.es. Bigbank es una empresa online que concede créditos de 500 a 10.000 euros de una forma rápida y sencilla, y te permite mediante su web calcular que cuota de dinero devolverás cada mes.

Para poder optar a esos prestamos, que se pueden pedir a través de la web y donde Bigbank se podrá en contacto contigo en poco tiempo, se debe tener entre 18 y 70 años y ser español o residir de forma legal en España, además de estar al corriente de tus propios pagos.

No obstante si la cantidad pedida es mayor a seis mil euros, el solicitante deberá tener un avalista y podrá así disfrutar de la cantidad requerida sin problema con unos intereses entre el 9 % y el 14 % al que hay que añadir el coeficiente de riesgo del cliente.

Con un 2% del importe solicitado con un mínimo de 60 euros como comisión de apertura, el futuro cliente también puede llamar al 902 767 000 o imprimir el formulario web y mandarlo a la dirección postal indicada en la página web, para aquellos más reticentes a usar las nuevas tecnologías.

Solo es necesario aportar el permiso de residencia, en caso de que el solicitante sea extranjero, o una copia del DNI en el caso de los españoles y las tres últimas nóminas o los movimientos de la cuenta bancaria o de la libreta de ahorro de los últimos 3 meses. Si las cantidades pedidas superan los 6.000 euros, Bigbank pide la documentación propia del avalista.

Si has pedido un crédito en Bigbank pero, de repente, dispones del dinero y ya no te es necesario seguir recibiéndolo puedes anularlo. ¿Debes seguir pagándolo? No, solo pagarás una pequeña comisión del 3% sobre el capital pendiente de pago del préstamo.

La proliferación de estos minicréditos que se ofrecen, muchos por internet, son aconsejables para “tapar pequeños agujeros”, siempre que quien lo pida sea responsable y se comprometa en el pago. Si, por el contrario, no se adquiere seriedad en el mismo, las empresas pueden emprender acciones legales por impago. Es por ello que antes de pedir un mini-crédito fácil, se debe pensar en que es obligado pagarlo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar su funcionamiento. Si continuas usando nuestro sitio web aceptas nuestra Política de Cookies.    Más información
Privacidad