Las dificultades que se presentan cuando se quiere acceder a una financiación en las entidades y cajas de ahorro, han orillado a muchas personas a recurrir a los Minipréstamos específicamente para solventar situaciones de urgencia. Las empresas financieras, no supervisadas por el Banco de España, conceden este tipo de financiación con importes que suelen estar entre los 100 y los 500 euros, plazos de amortización de cómo máximo un mes y con honorarios de alrededor del 45% sobre el préstamo solicitado. La cuestión es que tan conveniente resulta solicitar este tipo de Minipréstamos.

Este tipo de financiación también se distingue porque el cliente puede disponer de su efectivo en un plazo máximo de 24 horas, además de que los requisitos para su concesión en la mayoría de los casos solo se necesita disponer de una cuenta corriente, sin embargo el solicitante no deberá estar ninguna lista o registros de morosos.

En el caso de sus intereses, estos llegan a elevarse hasta el 45%, en tanto que las comisiones establecidas para estos Minipréstamos son mucho más elevadas que las que cobran las entidades bancarias y cajas de ahorro o incluso las tarjetas de crédito. En caso de que se considere de todos modos solicitar un Minipréstamo, solo será cuestión de realizar la solicitud especificando el importe y el plazo de amortización, además de rellenar el correspondiente formulario y detallar la información personal y la cuenta donde se depositara el préstamo.

Al poco tiempo, entiéndase horas, la empresa recibe la solicitud del Minipréstamo y en caso de que se apruebe, el efectivo estará disponible en la cuenta corriente del cliente en un plazo que no suele ser mayor de 6 horas. La devolución del préstamo es otro aspecto importante, ya que de forma automática se realizara el cargo correspondiente a la cuenta del cliente una vez que llegue el día del vencimiento del Minipréstamo.