La vuelta al cole generalmente representa un duro golpe al bolsillo de los españoles, sin embargo con el incremento del IVA al 21%, la situación se agrava mucho más, y las dificultades para conseguir una financiación no ayudan en mucho. Las familias entonces tienen que encontrar la manera de conseguir préstamos que cubran los gastos escolares pero que al mismo tiempo no laceren más su debilitado poder adquisitivo.

Las opciones que se tienen en cuanto a préstamos para cubrir los gastos escolares incluyen por ejemplo, los préstamos personales. Esta suele ser la opción más viable ya que es una financiación que resulta barata, aunque no es tan sencillo que las entidades concedan este tipo de préstamos. Lo recomendable en este caso es hacer la solicitud en una entidad en donde se tenga domiciliada la nomina.

Si se cuenta con una tarjeta de crédito, esta también puede ser una alternativa para cubrir los gastos escolares, sobre todo si el cliente aun no ha sido considerado para un préstamo. Por supuesto la tarjeta de crédito no deberá estar sobre excedida, y en caso de que no se disponga de una, también se puede solicitar una tarjeta que no tenga como requisito el cambiar de entidad.

Si se opta por los préstamos rápidos, hay que recordar que si bien este tipo de financiación se concede casi al instante, también suelen ser préstamos con muy altos intereses, por lo que lo ideal es solicitar un importe que se ajuste únicamente a lo que en verdad se necesitara cubrir como gastos escolares y en el entendido de que se tendrá la capacidad económica de devolverlo en el plazo indicado o antes de ser posible.

Finalmente, los minipréstamos se tiene como alternativa para la cubertura de los gastos escolares, pero en este caso lo máximo a lo que se puede aspirar es un importe de hasta 500 euros, también suelen conceder en poco tiempo y ser caros, por lo que hay que tenerlos en consideración.