En qué consiste la ley de contratos de crédito inmobiliario.

El pasado 16 de junio entró en vigor la ley de contratos inmobiliarios. Esta ley surgió en el año 2014 como una idea de normativa para toda la Unión Europea para mejorar el proceso de los contratos en créditos inmobiliarios y para garantizar un régimen ágil, eficaz y seguro para los contratos inmobiliarios. 

Sin embargo, para España, esta ley entró con tres años de retraso, pues su implementación ahora apenas cuenta con algunos días. 

Dicha norma tienen como única finalidad poder garantizar que todos los clientes que finalicen con un trámite de contrato de crédito inmobiliario puedan gozar de un alto grado de protección y seguridad a su beneficio.

Para España, esta ley se ve con la finalidad de ayudar a devolver la seguridad jurídica en el ámbito de contratación de créditos para bienes inmuebles, pues debido a las burbujas, a las crisis y a los abusos bancarios, se ha visto afectado gravemente a la seguridad del sistema.

Clausulas importantes de la Ley de contratos de créditos inmobiliarios

Esta ley trae consigo varias cláusulas muy importantes, pero unas lo son más que otras, pues resultan más importantes a la hora de contraer la responsabilidad de un contrato para conseguir un crédito con la finalidad de adquirir un inmueble.

Algo muy relevante de esta ley es que no aplica para todos los créditos y préstamos inmobiliarios de una manera general, únicamente aplica para aquellos en que el prestatario se trate de una persona física, además, el crédito debe ir enfocado a adquirir un inmueble residencial, que tenga función doméstica principalmente. 

También, otro aspecto muy importante a destacar de esta ley de créditos inmobiliarios es que aplica a préstamos y créditos no hipotecarios cuando se trate de un prestatario que sea consumidor y tenga como finalidad un inmueble residencial o un terreno para transformarlo en una residencia.

Cómo protege al usuario la ley de créditos inmobiliarios

Esta nueva ley está tratando de proteger a los clientes cuando se trate de personas físicas y también de devolver la seguridad en los contratos siguiendo dos aspectos:

  • El primero se concentra en tratar de evitar que se introduzcan o se haga uso de contratos con cláusulas abusivas y tramposas en cuestiones como; intereses por demora de pago, acerca de los gastos que le corresponden al prestamista, en la amortización y también en vencimientos anticipados. 
  • El segundo aspecto de esta ley se concentra en procurar la seguridad jurídica del crédito tratando de garantizar la transparencia y el buen manejo, así como la elaboración del contrato de crédito. 

Con lo anterior, se pretende poder eliminar del contrato cláusulas que sean confusas y engañosas, así como aquellas que se puedan interpretar a más de un sentido. 

También, se trata de reforzar la seguridad del contrato con información precontractual.

Existen muchos más aspectos que regula esta ley en materia de contratos de créditos para un fin adquisitivo de inmuebles, sin embargo, en simples palabras lo que se trata de hacer es tratar de generar un contrato que sea transparente para ambas partes y que deje fuera todas aquellas cláusulas que sean abusivas.