Saltar al contenido

Siete consejos para conseguir un crédito personal

siete consejos para pedir un credito personal

Conseguir un crédito personal puede depender de varios factores. En una economía desgastada por los embates de la situación actual, motiva a muchos emprendedores a reinventarse.

Dicha evolución debe ir acompañada de una inyección de capital adecuada a tus necesidades. Bien sabes que es muy difícil encontrar a un microempresario que no haya dado este primer paso en el escalafón.

Quizás te incluyas entre los que, a través del banco, dan el primer paso para modificar algo que no te permite crecer económicamente. Lee acerca de los mejores consejos para adquirir un crédito personal.

Los 7 mejores consejos para conseguir un crédito personal 

Un crédito personal está compuesto de tres factores:

  • El monto: Es la inyección de capital solicitada por ti y aprobada por la entidad bancaria, que debe ser cancelada en su totalidad bajo la política del banco.
  • Interés: Es la cantidad que devenga el banco por sus servicios prestados, y que debe ser cancelada en las cuotas correspondientes.
  • Seguro: Es la cuota de dinero que se paga a una aseguradora, que pagaría tu deuda en caso de un siniestro o accidente mortal.

Antes de dejarte las mejores recomendaciones en esta dinámica bancaria, conviene que te hagas las siguientes preguntas:

¿Tienes el carácter para asumir un compromiso como este?

¿Cuentas con la capacidad para generar el capital concerniente a la deuda?

¿Tiene esta decisión algún matiz de capricho o sentimentalismo implícito?

Para darte un cuadro general de lo que esto significa, presta atención a estos siete consejos.

Haz una comparación de la mejor opción de crédito 

En muchos casos la misma banca te da opciones para algún tipo crédito personal. Evalúa los intereses, las cuotas y por su puesto el capital que te ofrecen.

Si cuentas con algún tipo de cuenta en más de una entidad bancaria, evalúa las opciones presentadas y toma la mejor decisión. Muchas veces el banco acostumbrado con el que se tiene mayor incidencia comercial, es el que va a colocar la mejor opción a la hora de presentar los recaudos para el mismo.

Solicita la cantidad necesaria 

Una consecuencia inevitable de todo préstamo, es que tarde o temprano deberás cancelar esa deuda al banco. No solo la totalidad de la cantidad adeudada, sino que los saldos a pagar incluyen los intereses y comisiones respectivas.

Tomando en consideración lo anterior, la deuda a saldar podría ser considerable, así que lo mejor es solicitar una cantidad, bien pensada y que se ajuste muy bien a tu presupuesto. De lo contrario, si esta es muy grande, no podrás siquiera con los intereses generados.

Cancela la deuda lo antes posible 

Para toda entidad bancaria que financiará un préstamo, el cliente ideal es aquel que puede saldar su deuda en el menor tiempo posible. Esto le genera al banco mayor confianza, y además evita el cobro de intereses muy elevados.

¿Cómo puedes conseguir un crédito personal y pagar en corto tiempo? Una forma es que, de acuerdo a tus ingresos mensuales, hagas un ajuste del plazo de amortización. De manera que, mientras más alto sea el importe de tus cuotas, menor será el tiempo que tardes en hacer la devolución del dinero prestado.

No te retrases en el pago de las cuotas mensuales 

El plazo y cantidad del pago de las cuotas mensuales establecidas, es lo que debes abonar en la fecha fijada, ni un día más. Si en un caso extremo te retrasas en más de una ocasión, eso no solo logrará incrementar tu deuda, sino que te enfrentas ante la posibilidad de perder los ingresos que tengas en el banco, así como de tus bienes inmuebles.

Justifica el préstamo

Todo banco que otorga un préstamo querrá saber cuál será el tipo de inversión que se hará con el dinero acreditado. Así que asegúrate de que, a este respecto, proporciones información acertada, que le aporte al banco un alto grado de confianza.

Un grueso de las entidades bancarias, cuando adjudican un crédito, se inclinan principalmente por aquellos, cuya utilización sea para fines de inversión específicos. Un ejemplo de esto puede ser la compra de un vehículo o una casa y la remodelación de un inmueble.

De más está decir, que debes contar con un documento que certifique los datos de inversión producto del crédito otorgado. Es vital que exprese claramente los motivos del préstamo solicitado.

Cuidado con las ofertas de dinero rápido 

Existen aquellas bancas que ofrecen dinero inmediato y sin exigencias de garantías por tu parte. Aunque pudiera parecer tentador, al final terminarás pagando intereses y comisiones más elevadas que las otras entidades, que sí exigen la documentación pertinente del caso.

Recuerda que, una vez hecha tu solicitud de crédito al banco, este tardará un tiempo prudencial para confirmar que ha aceptado tu solicitud y que te adjudicará el préstamo. Así que no te impacientes.

Presentar garantías de estabilidad económica 

Para poder conseguir un crédito personal deberás contar con la documentación que sirva de garantía al banco, de que podrás asumir la deuda y de que harás la devolución del dinero en el tiempo fijado.

Entre estos documentos se encuentran tu nómina de ingresos y que sea evidente que son suficientes como para que asumas el compromiso crediticio. Además, un contrato laboral con carácter de indefinido.

En caso de que seas un trabajador independiente, debes justificar tus ingresos de alguna forma. Estos deben ser evidencia de solvencia y estabilidad de tu estatus financiero a través de facturas, extractos procedentes de tu banca u otra documentación.

Crédito personal: cuando más a veces es menos 

Si estás pensando en modificar tu oficina, o comprar herramientas relativas a tu trabajo, quizás la cantidad pensada deba aumentarse. Pensando en esta deuda adquirida como una manera de invertir a futuro.

Una modificación de tu oficina puede potenciar tu sistema de trabajo y genera más dividendos, por lo que saldrás ganando al adquirir un préstamo como este. Y si la cantidad pedida puede aminorar los intereses conviene hacerlo.

Lo mismo ocurre con la adquisición de mercancía o herramientas que necesites para salir a flote. No desperdicies esta oportunidad.